513 casos de violación sexual hacia niñas se han producido durante cuarentena.

Lima, 26 de junio .- La crisis por el COVID-19 es una gran amenaza para la salud de todos, sin embargo, en el caso de las mujeres y niñas, sus vidas también corren peligro al tener que convivir con sus agresores y sin poder acceder a justicia ni a servicios de salud sexual y reproductiva. Esto se vio reflejado en los 67,712 casos de violencia familiar y abuso sexual atendidos por la Línea 100 durante los 107 días que duró la cuarentena.

Del total de denuncias, 17 mil correspondieron a episodios de violencia y abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes. Las estadísticas arrojaron también 513 violaciones hacia niñas menores de 14 años.

“La emergencia por el COVID-19 ha restringido el acceso a los servicios de anticoncepción y aborto terapéutico ocasionando que las mujeres y niñas de los territorios del ande y la Amazonía sean las más afectadas. Se ha visto un incremento de la violencia sexual y ellas no han podido acceder al kit de emergencia que se entrega en los hospitales para prevenir los embarazos no deseados”, sostuvo Gladys Vía, Coordinadora de Católicas por el Derecho a Decidir Perú (CDD-Perú).

La falta de acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva traerá como consecuencia el aumento de embarazos no deseados, siendo las mujeres indígenas las más afectadas. Sobre todo, teniendo en cuenta que en el 2019 se reportaron más de 370 denuncias por violación sexual hacia mujeres indígenas, siendo el 70% de los casos, niñas y adolescentes, según la Defensoría del Pueblo (2019).

No hay acceso al aborto terapéutico

La posición de CDD-Perú es respaldada por la Sociedad Peruana de Obstetricia y Ginecología (SPOG) pues ninguna mujer puede ser obligada a poner su vida y su salud física o mental en riesgo para llevar adelante un embarazo.

“Es un derecho sexual y reproductivo que evita muertes maternas y debe manejarse en todos los hospitales. El aborto terapéutico es legal desde 1924 y su protocolo se aprobó en el 2014. En la actualidad el número de mujeres que requiere un aborto terapéutico es cada vez mayor, pero ante la emergencia que vivimos se ha dejado sin acceso a quienes lo necesitan”, agregó la vocera.

Como parte de las acciones para llamar la atención al Estado y a la sociedad, Católicas por el Derecho a Decidir-Perú, realiza la campaña “Todas Somos Mariana”, que busca principalmente informar a las mujeres sobre la posibilidad de que las niñas y adolescentes puedan acceder al aborto terapéutico, que está despenalizado en nuestro país. Esta interrupción del embarazo puede darse cuando la salud o vida de la gestante está en riesgo.

Datos

En lo que va del año, el Instituto Nacional Materno Perinatal ha atendido 26 abortos terapéuticos: enero (8), febrero (13), marzo (3), abril (0); mayo (0) y junio (2); mientras que en el 2019 se atendieron 98 en total, es decir, se preservó la salud y vida de 98 mujeres.